La mandó construir el zar Pedro I, como defensa ante los ataques de la tropa sueca que dominaba en el Mar Báltico.  Esta fortaleza está ubicada en el centro del casco antiguo sobre una isla pantanosa en el río Neva. Su diseño, se adapta perfectamente a la forma de la isla, cuenta con seis murallas cuya altura máxima es de 12 metros y seis bastiones.

Para penetrar en ella se debe cruzar el Puente de San Juan que da paso a la Puerta de San Juan y ésta a su vez a la Puerta de San Pedro, la entrada principal al recinto. Una vez en el interior a la izquierda, se encuentra el bastión del zar, el cuerpo de guardia; detrás de él se levanta la Puerta del Neva y el embarcadero del comandante desde el que cada mediodía un cañón hace un disparo y la residencia del comandante de la fortaleza; y, a la derecha, el bastión Ménshikov, el taller de artillería y la casa de los ingenieros.

happy wheels

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *